¿Qué es ser libre?

No es fácil definir qué es ser libre, pero sí es fácil saber cuando no se es libre:
  1. No somos libres cuando actuamos por reflejo o siguiendo instintos. La mayor parte de las especies animales no son libres pues actúan siguiendo reflejos o instintos. Mediante la inteligencia podemos aprender, cambiar nuestra conducta según la situación.
  2. No somos libres cuando actuamos movidos por intensas emociones. La mayor parte de animales con alguna inteligencia actúan movidos por emociones básicas (miedo, enfado, disgusto, etc.). Mediante la inteligencia, la memoria y la voluntad podemos dominar o al menos prevenir que las emociones nos dominen.
Podemos decir que somos libres cuando:
  1. Usamos nuestra inteligencia en lugar de nuestros instintos: gracias a que somos inteligentes podemos actuar de distintas maneras según cada situación.
  2. Usamos nuestra inteligencia en lugar de estar dominados por nuestras emociones: gracias a que somos inteligentes podemos actuar movidos por sentimientos, deseos y planes que hemos creado nosotros mismos.

En definitiva: somos libres gracias a que somos inteligentes y podemos dirigir nuestros actos según nuestros pensamientos.
Ejercicio:
  • Pon un ejemplo de una acción no libre por ser un reflejo o un instinto.
  • Pon un ejemplo de una acción no libre por ser resultado de una intensa emoción.


Dos nociones de libertad

Libertad de acción

Es la noción más habitual: poder hacer lo que quieres, poder actuar como tienes pensado.
Soy libre cuando actúo como quiero. No soy libre cuando no actúo como yo quiero.
Lo opuesto a ser libre es estar forzado, obligado a actuar contra mi voluntad.

Factores que coartan la libertad de acción

  • Factores físicos: las leyes naturales que gobiernan el entorno y en particular nuestro propio cuerpo.
  • Factores psicológicos: las fobias nos impiden actuar como queremos, las adicciones nos incitan a actuar como no queremos, las emociones muy intensas nos llevan a actuar sin pensar.
  • Factores sociales: las normas impuestas en la familia, las costumbres sociales, las leyes de tu país.
Estos factores pueden ser muy poderosos, tanto como para forzarnos a actuar en contra de nuestros deseos. En estos casos no somos libres en absoluto.
Pero es más frecuente que estos factores no nos impidan totalmente la libertad de acción; aún bajo su influencia podemos actuar según nuestros deseos, aunque nos cueste más.
Ejercicios:
  • pon un ejemplo de cada uno de estos tres tipos de factores que coartan nuestra libertad de acción.
  • pon un ejemplo de una situación en la que nuestra libertad esté totalmente coartada.
  • pon un ejemplo de una situación en la que nuestra libertad esté parcialmente coartada.

Factores que aumentan la libertad de acción

  • Factores físicos: el dominio de las leyes naturales mediante la ciencia y la tecnología.
  • Factores psicológicos: el conocimiento de nuestras propias emociones y sentimientos, la superación de las fobias y el control de las adicciones.
  • Factores sociales: lograr normas, costumbres y leyes justas, que no impongan restricciones arbitrarias o injustas a nuestra libertad.
Ejercicio:
  • pon un ejemplo de cómo la ciencia o la tecnología han aumentado nuestra libertad.
  • pon un ejemplo de cómo el conocimiento de nuestros propias emociones y sentimientos favorece la libertad.
  • pon un ejemplo de la superación de costumbres o leyes que impedían alguna libertad.

Libertad de elección

Un segundo sentido de la libertad es la libertad de elección, también llamada libertad de conciencia o de pensamiento. ¿Por qué hace falta este segundo sentido de libertad? Porque no siempre puedo actuar como quiero, es decir no siempre tengo libertad de acción.
Aunque no pueda actuar como quiero, sí puedo al menos pensar lo que quiero. Elegir en conciencia lo que quiero, aunque luego no lo consiga, aunque luego no pueda actuar para conseguirlo.

Factores que coartan la libertad de elección

  • Factores psicológicos: las emociones o sentimientos muy intensos, que nos llevan a elegir sin pensar. También los deseos intensos, cuando nos impiden sopesar otras opciones, otras posibilidades.
  • Factores sociales: las costumbres y tradiciones en las que hemos sido criados, que nos "llevan a pensar" de cierta manera y a hacer elecciones que, cuando las pensamos, nos pueden parecer equivocadas.

Factores que aumentan la libertad de elección

  • Factores psicológicos: el mejor conocimiento y dominio de nuestras emociones y sentimientos. El control de nuestros deseos, sopesando los pros y los contras de seguirlos.
  • Factores sociales: ver más allá de nuestras costumbres y tradiciones, siendo capaz de criticar y valorar sus aspectos positivos y negativos para no ser simples seguidores de costumbres que no hemos elegido libremente.
Ejercicios:
  • Pon un ejemplo de un factor psicológico que limite nuestra libertad de elección y cómo lograr superarlo.
  • Pon un ejemplo de un factor social que limite nuestra libertad de elección y cómo lograr superarlo.


Libertad y responsabilidad

La relación entre libertad (especialmente libertad de acción) y responsabilidad es clara:
  1. Cuando actúas libremente, eres responsable de tus actos.
  2. Cuando actúas forzado, obligado, no eres responsable de tus actos.

¿Qué significa ser responsable?

  • Existe la responsabilidad legal: ser responsable legalmente significa que puedes ser juzgado por la justicia y puedes ser sentenciado culpable de una falta o de un delito.
  • Existe la responsabilidad moral: ser responsable moralmente significa que puedes ser juzgado por la conciencia de otros o la tuya propia: puedes ser admirado o despreciado.
Responsabilidad legal y moral a veces coinciden:
  • Quien infringe las normas de tráfico o quien efrauda a Hacienda comete un delito y además es rechazado por la comunidad.
  • El juicio legal va acompañado del juicio moral: el delincuente es considerado una mala persona.
Pero a veces no coinciden:
  • Tener un sueldo millonario en una empresa que despide trabajadores puede ser legal, pero para muchas personas no es moral.
  • Incumplir la normativa de obras al reformar la casa puede ser ilegal, pero no suele considerarse una inmoralidad.

Objeción de conciencia y Desobediencia civil

La objeción de conciencia es un caso particular de desacuerdo entre la responsabilidad legal y la moral. El objetor es una persona que desobedece una norma legal (y será por tanto responsable legar de una falta o un delito) porque su conciencia moral se opone a esa normal. Para el objetor, su conciencia moral entra en conflicto con las normas legales, y decide obedecer a la primera.
La desobediencia civil es habitualmente la consecuencia de la objeción de conciencia. Consiste en:
  • No cumplir una ley o norma
  • Pero aceptando las consecuencias (castigos) que conlleve
A diferencia del delincuente, el desobediente civil:
  • No oculta que ha incumplido la ley, incluso anima a otros a incumplir
  • No trata de evitar el castigo, lo cumple
  • Le mueve su conciencia moral, no otros motivos como el beneficio propio, el odio o la venganza
  • Su objetivo es cambiar la ley que ha incumplido
La desobediencia civil es una forma poderosa de cambiar la sociedad si un número suficiente de ciudadanos desobedece la ley que consideran injusta. Famosos líderes políticos han empleado la desobediencia civil:
gandhi.jpeg

Mahatma Gandhi

A lo largo de su vida, Gandhi luchó por cambiar las leyes injustas que discriminaban a las poblaciones indígenas (no blancas) en Sudáfrica primero y en la India después.
En su famosa marcha de la sal, Gandhi desobedeció la ley inglesa que impedía a los indios (entonces colonia de Gran Bretaña) extraer la sal libremente del agua del mar. Gandhi se negó a pagar el impuesto que exigían los británicos sobre la sal, y su protesta fue seguida por miles de indios, obligando a los británicos a quitar el impuesto.
martin_luther_king.jpeg

Martin Luther King

En su lucha por la igualdad de los negros en los Estados Unidos de los años cincuenta y sesenta del siglo XX, Martin Luther King empleó la desobediencia civil pacífica y condenó la violencia como medio para llegar a la igualdad entre negros y blancos.
Una de sus acciones fue el boicot a los autobuses de Montgomery. En esta ciudad, los ciudadanos negros tenían prohibido sentarse en los mismos asientos que los viajeros blancos. Durante la protesta por esta ley injusta, Martin Luther King y muchos otros que se unieron a él desobedecieron la ley, negándose a sentarse en los asientos reservados a los negros. Tras unas semanas de protesta, la ley fue cambiada.